El peor de los tontos

Fingir ante el hecho de lo obvio, ver las nubes negras, sentir la humedad en el aire, oler la tierra mojada y aún así salir de casa sin un paraguas.

Pasar de un lado a otro tratando de verle el lado positivo a cualquier situación, con una mirada de inagotable energía optimista, continuar a lo desconocido, convertirte en lo que todos desean ser y en lo que a más le temen.

Anuncios

Señales

Siempre he creído en esas señales estúpidas que nunca dicen nada claro, pero las interpretó como mejor me parezca, a la conveniencia del momento y sin hacer muchas preguntas, ya sea para perseguir o dejar ir cualquier situación.

Al final creo en el destino y lo manipulable que es.

— Mal día