Backdoor


Desde aquel día una serie de sueños la invadían cada noche, en muchas ocasiones no le permitían dormir. y eran tan similares que los empezó a tomar como mensajes de otros tiempos.
Buscando como plasmarlos en algo tangible decidió recopilarlos en este mundo, en aquella casa donde todo empezó, y que aún se mantenía de pie y sin cambios, incluso las llaves seguían en aquel jarrón donde las dejó en su última visita, y se marchó dejando todo a plena vista, ya que si no conseguía desifrarlos alguien más podría seguir su camino.

Antes de marcharse escribió una nota sobre la mesa en la que puede leer, ‘En ocasiones los sueños no te pertenecen, en ocasiones pertecen a algo tan grande que no cabe en una sola persona, y requieren de tantos recursos que tienen que involucrar a varios individuos para ser procesados, viven como uno sólo pero desfragmentados por el mundo, como simples anécdotas para los que recién despiertan, pero en espera de poder reunirse, y será necesario atravesar muchas más puertas para poder unir las piezas y hallar las respuestas.’

Desde entonces he tratado de seguirle los pasos, pero en aquella ocasión fue la última vez que supe algo de ella.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s